BENEFICIOS DE LA HOJA DE COCA


Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Malpighiales
Familia: Erythroxylaceae
Género: Erythroxylum
Especie: E. coca




La planta de coca es una especie de arbusto que crece en Sudamérica principalmente en la región andina de países como Bolivia, Perú, ecuador, Colombia y argentina.
La hoja de coca es utilizada como medicina desde los inicios de las primeras culturas americanas y hasta el día de hoy aún son utilizados por las ciencias médicas y naturistas. los usos en la medicina tradicional Peruana son los siguientes:
Tiene una marcada acción digestiva y carminativa (antiflatulenta).Cólicos y calambres del estómago y de los intestinos, dispepsia, diarreas, etc.
Es un agente respiratorio, porque estimula esta función, por lo que es usado para curar el mal de altura.
Es reconstituyente y energético.
Regulador del metabolismo de carbohidratos.
Dietético, bajo un régimen de alimentación saludable.
Calmante de la sensación de hambre. Es calmante, tónica, estimulante, excitante y narcótica.
Estimula y excita las funciones del cerebro.
En enfermedades del Aparato Locomotor, ayuda al tratamiento de la Artritis, reumatismo etc.
Usada como gargarismo, atenúa rápidamente el dolor producido por inflamaciones de la boca, encías y garganta.

La coca como alimento


Cada 100 gramos de hoja de coca contienen:

Nitrógeno total : 20.06 mg.
Alcaloides totales no volátiles : 0.70 mg.
Grasa : 3.68 mg.
Carbohidratos : 47.50 mg.
Beta caroteno : 9.40 mg.
Alfa caroteno : 2.76 mg.
Vitamina C .. : 6.47 mg.
Vitamina E .. : 40.17 mg.
Tiamina (vitamina B 1) : 0.73 mg.
Riboflavina (Vitamina B 2) : 0.88 mg.
Niacina (factor p.p) : 8.37 mg.
Calcio : 997.62 mg.
Fosfato : 412.67 mg.
Potasio : 1.739.33 mg.
Magnesio : 299.30 mg.
Sodio : 39.41 mg.
Aluminio : 17.39 mg.
Bario : 6.18 mg.
Hierro : 136.64 mg.
Estroncio : 12.02 mg.
Boro : 6.75 mg.
Cobre : 1.22 mg.
Zinc : 2.21 mg.
Manganeso : 9.15 mg.
Cromo : 0.12 mg.

Según una investigación realizada por la universidad de Harvard, en 1975, titulada "Valor nutricional de la hoja de coca"


La hoja de coca se puede consumir:

HOJA TIERNA y recién cosechada se utiliza para ensaladas. Es una excelente fuente de clorofila y antioxidantes. Se utilizan unas cuantas hojitas crudas. También se licuan en jugos o en forma de extracto.

HOJA SECA, excelente fuente de energía de larga duración (por eso quita el sueño) y también de micronutrientes (por eso quita el hambre). Se coloca un par de hojas en la boca y se las mantiene ahí sin masticarlas ni tragarlas (el famoso “acullico” que todos los del norte conocemos). Se utiliza como digestivo y contra el apunamiento o mal de altura. También es usada como infusión en té.

HOJA SECA,TOSTADA y MOLIDA con esto se consigue la harina o polvo, la que se utiliza para la fabricación de chocolates, licor, cremas, pasta dental, jabón, champú, fideos, galletas, etc
¿Se absorben alcaloides tóxicos con la ingestión de la hoja de coca?

Algunos médicos y nutricionistas mal informados desvirtúan a la hoja de
coca, porque en la esfera de sus creencias razonan que a pesar de ser rica
en nutrientes su uso se descarta como medicina porque contiene los
efectos tóxicos de la cocaína, pero nunca han aclarado a qué efectos
tóxicos se refieren exactamente. La ciencia nos dice que las trazas de
cocaína presentes en la hoja de coca (la hoja de coca contiene 0.5-1% de
alcaloide de cocaína) son desactivadas al contacto con la saliva de la boca,
de ahí que el auténtico toxicómano nunca degluta el clorhidrato de cocaína.
Más bien, trazas de cocaína presentes en la hoja de coca han demostrado
ser muy útiles a la salud. Se ha visto que la cocaína se degrada en
ecgnonina, y en la sangre es precursora de ciertas sustancias que son
muy útiles para combatir el hígado graso, se ha observado que ayuda a
movilizar los triglicéridos en el hígado. Además de ejercer una acción
sobre los lípidos hepáticos, la ecgnonina también tiene un efecto sobre el
metabolismo de carbohidratos y regula el nivel de glucosa en la sangre.

La cocaína se reduce a benzoil egnonina y egnonina en el cuerpo. Esta
degradación empieza con el contacto con la saliva, pero ocurre
principalmente en el tracto digestivo, en las paredes intestinales ante la
presencia de jugos digestivos. La última y completa degradación de la
cocaína sucede en el hígado. Adicionalmente sabemos que las propiedades
químicas de la sangre con un pH de 7.3 a 7.4 no son favorables para la
integridad del alcaloide.
Existen diferentes grados de susceptibilidad a la cocaína. La dosis letal
para la cocaína es de 1200mg para adultos. Las hojas de coca, contienen
0.5 a 1% del alcaloide de cocaína. Un mascador de hoja de coca puede
usar entre 20 a 80 gramos de hojas, lo cual corresponde a una ingestión
de 0.16 a 0.64 Mg del alcaloide por día. Si hacemos el cálculo matemático,
para llegar a una dosis letal con la hoja de coca tendríamos que consumir
exactamente 150 Kg de hoja de coca. ¿Una persona que pesa en
promedio 65kg podrá consumir 150kg de hoja de coca en un día? Aunque
tenga la voluntad de hacerlo sería un suicidio imposible. Además ya
hemos dicho que la cocaína se degrada en el cuerpo, y si fuera
hipotéticamente posible ingerir 150kg de hoja de coca en el cuerpo ésta
nunca llegaría al umbral de 1200mg en la sangre.
Por otro lado, hay sustancias toxicas presentes en cada uno de los
alimentos que consumimos a diario, por ejemplo la linaza y la almendra
contienen cianoides, la leche de vaca contiene opioides llamados
cáseomorfina, el trigo también presenta opioides (glúteomorfina) y
además lectinas y ácido fítico, la soya tiene anti nutrientes como ácido
fítico y el goitrógeno, la papa y la berenjena contienen alcaloides tóxicos
como la solanina y la espinaca tiene ácido oxálico.
En otras palabras, todas las plantas contienen antinutrientes y estos no
representan mayor problema a la salud, y menos si lo contrarrestamos
con los tóxicos de la agricultura o industria alimentaria. El trigo, por
ejemplo, tiene dos antinutrientes, la lectinas y la glúteomorfina, pero
parejamente se cultiva con 13 agro-pesticidas diferentes, 4 agentes de
fumigación usados en graneros, y unos 4 químicos diferentes usados en la
panificación, y una lista de preservantes.
Veamos una cita del científico Von Tschudi:
“Dejando de lado todas las nociones extravagantes y visionarias de la coca,
claramente soy de la opinión que el uso moderado de la coca, no sólo es
inocuo, sino que es conducente a la salud. Para apoyar esta conclusión,
puedo referir numerosos ejemplos de longevidad entre los indios, los
cuales desde niños han tenido el hábito de masticar coca tres veces al día,
y los que en el curso de su vida han consumido no menos de dos mil
setecientas libras de coca cuando llegan a la edad de 130, habiendo
comenzado a masticar hojas de coca a los 10 años, una onza diaria, y aún
así disfrutan de perfecta salud”
La coca es una planta energética por excelencia, nos estimula mental y
físicamente, como el café y el té, pero en lo que respecta a las virtudes
nutricionales y su aplicación medicinal, comparativamente los beneficios
largamente favorecen a la coca. En la sierra, ciertos trabajos son
considerados absolutamente imposibles de realizar sin el uso de la coca.


























Cuando un patrón negocia el salario de su peón, parejamente tiene que
negociar cuántas libras de hoja de coca le va a proporcionar. Conforme las
propiedades de la coca sean mejor apreciadas, es natural suponer que con
el tiempo la coca volverá a ser no sólo una hoja de consumo diario,
presente en cada hogar, sino que también estará disponible a la
comunidad internacional como medicina activa.
La coca como medicina constitucional
Al intentar pugnar contra una enfermedad tenemos básicamente 3
posturas, centrar la atención en el paciente, centrar la atención en la
enfermedad o bien una combinación de ambas.
En su versión clásica y ortodoxa, la escuela médica busca despejar las
incógnitas dentro y alrededor de un agente patógeno dado, llámese
bacteria, virus, tumor o desorden metabólico. Es sin duda un razonable
punto de partida, pero al reflexionar más sobre la interdependencia entre
enfermedad y sujeto enfermo, comprendemos lo importante que es
estudiar la constitución del enfermo. Esto despeja el camino a un amplio
campo de estudio, el estudio de las constituciones físicas que albergan las
diferentes enfermedades, y no una cerrada obsesión por la enfermedad en
sí, y de esta amplitud de visión se deduce que el tratamiento de la
enfermedad será específicamente personalizado en cada caso, según la
enfermedad (huésped) y según la constitución del paciente (hospedero).
La milenaria medicina china con sus remotos años de ejercicio médico ha
establecido que cada persona tiene una planta, es decir una especie
vegetal que lo representa medicinalmente, que dentro del abanico de sus
funciones más se ajusta al equilibrio de su constitución física y mental. El
hallazgo de la planta constitucional es más certero e importante en el
proceso curativo que el hallazgo de la planta que cure la sintomatología de
la enfermedad, pero naturalmente podemos combinar ambas terapias,
una terapia herbolaria profunda que modifique la raíz, y en simultáneo
otra terapia dirigida a expeler las enfermedades transitorias que nos
visitan.
Siempre que se estudian los alcaloides medicinales y principios activos de
una planta, entramos en un árido terreno donde podemos despilfarrar
mucho esfuerzo cerebral y aún así no llegamos a la meta de comprender
plenamente a la planta. Saber que la hoja de coca es vaso constrictor,
adrenérgico, no nos dice nada sobre el espíritu de la planta. Del mismo
modo, si estudiáramos en detalle la química celular del Papa Juan Pablo II
¿acaso entenderíamos su dimensión humana y metafísica? En medicina
herbolaria es necesario expandirnos un poco más allá del culto a la
farmacología, para buscar comprender al factor constitucional que se
mueve en la hoja de coca.

Constitución de persona Hoja de coca:

Persona deprimida, fatigada, con letargo, somnolencia.
Persona de contextura gruesa, piel gruesa, apatía en la conducta
Insensible al medio ambiente, tosco, posiblemente egoísta y farsante.
Osteoporosis, dolores articulares.
Tendencia al frío, pulso lento y profundo, lengua pálida.

























Especies vegetales estimulantes vs. tonificantes.


Existen grupos de plantas con propiedades estimulantes, entre ellos
tenemos el café, el tabaco, y el té, otros estimulantes más fuertes son los
narcóticos. Las plantas estimulantes tienen la propiedad de darnos súbitas
liberaciones de energía, sin embargo, luego del estímulo inicial prosigue
una caída de energía, sumada a un desgaste de la salud. Si pensamos que
nuestro cuerpo tiene una batería humana con reservas de energía, un
estimulante cobrará un débito en nuestras reservas internas.
Otro grupo de plantas igualmente naturales con capacidad de darnos
energía son las llamadas tónicas. Entre ellas tenemos el Ginseng,
astragalus, maca, Guaraná, y el Noni entre otros. Estas plantas ofrecen un
progresivo auge de nuestra vitalidad, la cual a corto y largo plazo va a ser
fortalecida. Siguiendo la misma analogía, invertir en plantas tónicas es
semejante a realizar abonos a nuestros ahorros.
La pregunta honesta que tenemos que hacernos es saber en qué categoría
está situada la coca, ¿como planta tónica o como planta estimulante? No
pretendemos tener todas las respuestas a esta pregunta pero para
comprender el tema veamos cómo se diferencian estos grupos.